Wednesday 29 september 3 29 /09 /Set 04:28

Jackie Turner

Se ventila una gran controversia hoy entre muchos de nuestros hermanos del Nombre de Jesús y los hermanos Pentecostales. Se han dicho cosas duras o feas de mi mensaje.
Si quieren saber que mensaje predico les diré: Muy sencillamente mi mensaje es "Jesús".
Pero deseo mostrarles algo respecto a qué nombres se usan para escribir a la iglesia, así que no lean solamente este pequeño mensaje sino que vayan a la Biblia y lean por sí mismos. Yo no espiritualizo le Palabra de Dios tanto como me acusan. Les daré la Biblia para todo lo que predico.

Para comenzar a la iglesia se le llama: A. El cuerpo de creyentes, 1ª Cor. 12:28 B. La esposa de Cristo, Ef. %:22-32, C. El Cuerpo, 1ª Cor. 12:27 D. Los Miembros, 1ª Cor. 12:27
E. El Cuerpo de Cristo, Ef. 4:12 F. La Iglesia, Ef. 3:21 G. La iglesia de Dios, 1ª Cor1:2 H. La Ciudad de Dios, Heb12:22 I. El Rebaño, Hech. 20:28 J. La Morada de Dios, K. El Edificio de Dios, 1ª Cor3:9 L. Ciudadanos y domésticos de Dios, Ef. 2:19 M. Israel, Ga. 6:16 N. Jerusalem, Ga. 4:26 O. Reino, Heb 12:2 P. La Esposa del Cordero, ap 19:7 Q. Casa Espíritu 1ped. 2:5, Templo de Dios 1ª Cor. 3:16 s. Monte de Sión Heb. 12:22 T. Nube de Testigos Heb.12:1.

Amigos si a nosotros quienes somos la iglesia se nos puede dar el nombre de su cuerpo, ¿porqué no podemos llamarnos su montaña? Si podemos llamarnos mujer o si nosotros los hombres podemos ser una mujer espiritual a quien llaman la esposa de Cristo, ¿entonces por qué no se puede llamarnos las nubes? Si Dios obró desde una zarza ardiente o desde un fuego o bien desde un asna en el antiguo testamento, ¿por qué no puede obrar a través de personas el día de hoy y redimir hombres y mujeres? Otra cosa: Algunos de ustedes espiritualizan serpientes, fuego, lluvia, arena del mar, montañas; pero se escandalizan cuando escuchan que la iglesia es una nube. Sin embargo es la Palabra de Dios, (es la verdad). ¿Por qué no dejamos de resistir la verdad y aceptamos la Palabra de Dios?

La Revelación de Cristo

Él está siendo manifestado hoy. Ha estado revelándose a sí mismo a través de miles de años. Él ha estado escondido por eras. Pero el misterio escondido de Dios está siendo
revelado hoy. Dios está apareciendo, Dios viene, Jesús viene.

Esto es seguro. Pero ¿es la misma forma como se le ha esperado por miles de años? ¿Está Jesús viviendo dentro de nosotros ahora? ¿Cómo se ubicó allí? ¿Cuándo llegó allí? ¿Cómo explica uno la llegada de Cristo viniendo en las nubes? Tantas preguntas deben ser contestadas con relación a esta porción del mensaje. Debemos encararlas y estar alerta a la revelación de la palabra de Dios en nosotros. Comencemos recordando como trataron al Hijo de Dios cuando estuvo aquí.

Cuando Jesús nació como bebé en el pesebre, el mundo no estaba buscando ese tipo de Mesías. Los líderes y la gente de esa época esperaban plenamente que Cristo surgiera entre ellos como un soldado romano o un gran caudillo que derrocara al gobierno, como lo hiciera Castro en Cuba. El grupo más notorio era el de los Zelotes o fanáticos, del cual Judas era miembro. Cuando Jesús intentaba convencerlos de que Él era el Mesías que había avenido a establecer un reinado aquí en la tierra, recordaban su nacimiento y que era un carpintero hijo de José. Y sin embargo era Dios manifestado en la carne, Mat. 1:23.

Nótese que cuando le dijo a los parientes de Lázaro que él no estaba muerto sino que solamente dormía, ellos pensaban en el futuro, le decían que Él era profeta y que hablaba cosas difíciles de entender. Le decían que uno de estos días ocurriría la resurrección de
los muertos y que entonces el Señor vendría y levantaría a Lázaro de entre los muertos..
Jesús les respondió que Él es la Resurrección. En otras palabras, mientras están mirando hacia los próximos mil años a que ocurra la resurrección, está delante de ellos bajo sus narices y ellos buscan que sea de otra forma. Hoy sucede la misma cosa. El mundo de la iglesia esta buscando que Jesús llegue por allá afuera y Él está en nosotros trabajando justo debajo de sus narices y no lo saben.

Veamos ahora la idea de que Jesús viene en las nubes. Viene en ellas pero no son nubes de lluvia sino las nubes de gloria. Jesús vendrá de le misma forma que se fue. Aquí esta aparentemente la principal diferencia. La veremos muy abiertamente. Primero, examinemos las nubes. La sagrada escritura no dice "a" o "sobre" las nubes. Dice "en" o "con" las nubes.

Daniel 7:13, " Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí en las nubes del cielo como un hijo de hombre que venía, y llegó hasta el Anciano de grande edad, é hiciéronle llegar delante de él". Ap. 1:7 " He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra se lamentarán sobre él. Así sea. Amén" En la visión de Daniel él miraba en las nubes como un hijo de hombre. No dice que haya venido por los santos sino "con" las nubes. No lo cambiemos, Dejémoslo como está, "con" las nubes.

Mat. 26: 64, "Jesús le dijo: Tú lo has dicho: y aun os digo, que desde ahora habéis de ver al Hijo del hombre sentado a la diestra de la potencia de Dios, y que viene "en" las nubes del cielo". Mar. 13:26, "Y entonces verán al Hijo del hombre, que vendrá "en" las nubes con mucha potestad y gloria". Mar. 14:62, "Y Jesús le dijo: Yo soy; y veréis al Hijo del hombre sentado a la diestra de la potencia de Dios, y viniendo "en" las nubes del cielo". 1ª Tes.4:17,
" Luego nosotros, los que vivimos, los que quedamos, juntamente con ellos seremos arrebatados "en" las nubes a recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor".

Todas esas citas hablan de Jesús viniendo en las nubes y con gloria, Jesús está "en" las nubes.

Eclesiastés 11:3, " Si las nubes fueren llenas de agua, sobre la tierra la derramarán: y si el árbol cayere al mediodía, ó al norte, al lugar que el árbol cayere, allí quedará". Encontramos aquí que las nubes llenas de agua se vacían sobre la tierra. Esto en el orden natural se refiere a las nubes soltando el agua que tienen para nutrir la tierra. Pero veámoslo de otra forma. Jesús es nuestra agua, el agua viva, La Biblia enseña que de nuestro interior brotarán ríos de agua viva. Esto no se refiere a un río natural sino que habla del Espíritu Santo quien mora en nosotros. El agua viva fluye desde nosotros para sanar enfermos, abrir ojos de los ciegos o levantar muertos.

A la mujer cerca del pozo Jesús le dijo que él tenía un agua que ella desconocía. Ella se preguntaba dónde la conseguiría puesto que ni recipiente tenía para sacarla.

En Génesis 9:13, encontramos que Dios hizo un pacto con la humanidad y le dio una señal su arco "en" las nubes. No dijo entre las nubes sino en las nubes. Sé que esto les suena extraño pero la promesa de Dios a sus hijos se conocería por el arco en las nubes. En Ap. 10:1, " Vi descender del cielo a otro ángel fuerte, "envuelto en una nube", con el arco iris sobre su cabeza; y su rostro era como el sol, y sus pies como columnas de fuego". Un ángel es un espíritu ministrador enviado por Dios. Está descrito aquí un espíritu envuelto en, cuyo vestido es, una nube; cubierto con la promesa de Dios (Sus mensajes siempre vienen de la cabeza) y su rostro brillaba como el sol. ¡Ved que brillante es su mensaje! Podemos ver que
es un mensaje de siete partes.

Éxodo 13:21 nos enseña que el Señor (¿Quién es el Señor?) iba delante de ellos en una columna de nube para guiarlos de día en su jornada hacia la tierra prometida. Juan 4:24, " Dios es Espíritu; y 2ª Cor. 3:17 dice que el Señor es ese Espíritu. Si tú puedes creer la Biblia, entonces era Jesús, quien es señor, cuyo Espíritu iba en la nube guiando a los israelitas fuera de la esclavitud. En Éxodo 16:10 nos muestran que la gloria de Dios apareció "en" la nube mientras los israelitas miraban hacia el desierto. En Éxodo 34:5: "Y Jehová descendió en la nube, y estuvo allí con él, proclamando el nombre de Jehová". Él descendió en la nube . No descendió ene el cielo o por la luna sino en la nube. Por supuesto habrá quienes intentarán negar que siquiera haya estado ene el desierto. 1ª Cor. 10:2-5:
"Y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar; y todos comieron el mismo alimento espiritual; y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo. Pero de los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto". ¿Quién era esta roca espiritual sino Cristo?

Leemos en 1ª de Reyes 18:44 cuando Elías envió a su criado a buscar una nube. Como Elías era profeta él sabía que Dios trabajaba en una nube. El número 8 simboliza el inicio de un nuevo ciclo, un nuevo comienzo, ya había ido una vez y volvió a ir otras siete. Siete es el numero perfecto de reposo fue siete veces antes de ver la nube.
Por otro lado, él vio una nube como la palma de una mano: una mano tiene cinco dedos. Hay cinco. Letras en el nombre de Jesús, también es el número de la gracia. Esta nube subía del mar. El mar es símbolo de multitudes Ap. 17:15 dice que las aguas son gente, multitudes naciones y lenguas.
En esto vemos el ministerio quíntuple que viene por gracia. La octava simboliza un nuevo comienzo, que Dios iba a hacer algo nuevo, una nueva unción una nueva canción. Está mucho más cerca de lo que pensamos.

Elías le dijo a su criado que fuera con Acab y dile que viene una gran lluvia. Hay una nube y de ella brotará lluvia. Había una mano con cinco dedos uno por cdad letra del nombre J_E_S_U_S. La forma de la mano es el ministerio de Jesús del cual está brotando el agua viva. Él tiene que estar en la nube para ser vaciado, por eso el verso 45 dice que es una gran lluvia. Y aconteció, estando en esto, que los cielos se oscurecieron con nubes y viento; y hubo una gran lluvia. Y subiendo Acab, vino a Jezreel. Noten que no se puede engañar a un profeta de Dios cuando Dios le da un mensaje o le revela algo. Cada vez que el criado de Elías volvía y le informaba que no había nada Elías el ordenaba volver, porque el profeta sabía lo que Dios le había revelado. Mucha gente asiste a los servicios religiosos y cuando terminan dicen que no pueden ver claro el mensaje. Les digo que tienen que verlo varias veces en la Biblia, muchas, muchas veces; el mensaje está allí y tendrán que seguir mirando hasta que lo vean, Dios me lo ha revelado y no podrán convencerme de que no está allí. No me pueden engañar. Hay una nube y Jesús está en esa nube y si siguen buscando lo verán.

El salmo 36:5 dice que su fidelidad alcanza las nubes. Te suplico me digas: ¿para qué tendría que alcanzar la fidelidad de Dios simples nubes de lluvia? La fidelidad únicamente sería provechosa alcanzando una nube espiritual, Salmo 68:34, Atribuid fortaleza a Dios: Sobre Israel es su magnificencia, Y su poder está en los cielos. Su poder está en las alturas, en las nubes. Si no crees que ele escritura se refiere a su pueblo veamos Salmo 68:35: Terrible eres, oh Dios, desde tus santuarios: El Dios de Israel, él da fortaleza y vigor a su pueblo. Bendito Dios. Debes poder ver los versos 34 y 35 y notar que su poder está en 1. las nubes y 2. su pueblo.
Esto me muestra que sus nubes son el pueblo en el cual Él coloca su poder. Si Dios dio su fortaleza y poder y va a dirigirlos hacia la verdad, entonces nosotros debemos ser las nubes. Sin embargo no nos detengamos allí. Vayamos más allá en la palabra.

En Proverbios 3:20 dice: Con su ciencia se partieron los abismos, Y destilan el rocío los cielos. Isaías 5: 6 Haré que quede desierta; no será podada ni cavada, y crecerá el cardo y las espinas: y aun a las nubes mandaré que no derramen lluvia sobre ella.
En Daniel 7:13 se nos dice: Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí en las nubes del cielo como un hijo de hombre que venía, y llegó hasta el Anciano de grande edad, e hiciéronle llegar delante de él. En Mateo 24:30 dice: Y entonces se mostrará la señal del Hijo del hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del hombre que vendrá sobre las nubes del cielo, con grande poder y gloria. Mateo 16:27 enseña que: el Hijo del hombre ha de venir en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces recompensará a cada persona según lo que haya hecho. En Juan 17:5 Jesús dijo:
Ahora pues, Padre, glorifícame tú cerca de ti mismo con aquella gloria que tuve cerca de
ti antes que el mundo fuese. Sabemos que quería tener esa gloria que tuvo antes de que el mundo fuese, ¿cuál era esa gloria? En 1ª Samuel 4:22 nace un hijo a quien ponen por nombre Ichabod y eso lo hacen porque la gloria de Dios se había marchado de Israel En el salmo 3:3 Mas tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí: Mi gloria, y el que ensalza mi cabeza. David le llama a Dios su Gloria. En Salmos 16:9 dice que se gozó su gloria y sabemos que 2ª Cor. 3:17 enseña que el señor es Espíritu. La gloria de que hemos leído no es otra que El espíritu de Dios.

Con todo esto parecería que cuando Jesús deseaba la gloria que tenía con el Padre antes de que el mundo fuese, quería despojarse de su cuerpo de carne y hueso para volver a ser el Dios eterno quien es el Espíritu de la creación. Si esto es cierto como yo lo creo, Jesús hablaba en Mateo 16:27 del hijo del hombre viniendo en el espíritu. Además Jesús tiene
que venir en el Espíritu pues no tiene un cuerpo de carne con excepción del tuyo y el mío. Un espíritu no tiene sangre ni carne.

En Mateo 17: 5 cuando Jesús se transfiguró delante Pedro Jacobo y Juan fueron cubiertos por una nube y una voz se escuchó de la nube. Había una nube y Dios estaba en ella. Mat. 25:31 nos dice que el Hijo del hombre vendrá "en" su gloria. En Mateo 26:64 Jesús le dice al sumo sacerdote que verá al hijo del hombre sentado a la diestra del poder de Dios y viniendo en las nubes del cielo, no iba a verlo apartándose de una nube o bajando en una nube. Hechos 1:9 dice que una nube le recibió y le quitó de sus ojos. 1ª Cor. 10:2 dice que todos fueron bautizados en la nube y en el mar con Moisés. 1ª Tes. 4:17 dice: Luego nosotros, los que vivimos, los que quedamos, juntamente con ellos seremos arrebatados en las nubes a recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Los que estamos en Cristo seremos arrebatados (Pablo, Juan y Elías fueron arrebatados pero no se quedaron allá arriba) en el espíritu en el aire (no hay aire sino aquí en la faz de la tierra.
Ap 20:6 dice: Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad en éstos; antes serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.

Habrá un ruido para llamar tu atención luego la voz del arcángel la trompeta de Dios. Si hubiera un rapto no pondría a los santos en las nubes sino más allá de ellas. 2ª Tes 1:10:
Cuando viniere para ser glorificado en sus santos, y a hacerse admirable en aquel día en todos los que creyeron: (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros).
Recuerden que en San Juan leímos cuando Jesús quería la gloria que tuvo con el Padre
Jn17:5.
En 2ª Pedro 2:17 dice: Estos son fuentes (¿quiénes?) sin agua, y nubes (¿nubes con agua?) traídas de torbellino de viento: para los cuales está guardada la oscuridad de las tinieblas para siempre. ¿Puedes tú creer que estas nubes traen agua y que puedan habitar en tinieblas para siempre? El verso 18 dice: Porque hablando arrogantes palabras de vanidad, ceban con las concupiscencias de la carne en disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que conversan en error; ¿Las nubes hablan o tienen concupiscencias? Lo que esto nos dice es que es gente sin el Espíritu de Dios, gente llevada por todo viento de doctrina.

Veamos en el libro de Judas, versos 12 y 13: Estos son manchas en vuestros convites, que banquetean juntamente, apacentándose a sí mismos sin temor alguno: nubes sin agua, las cuales son llevadas de acá para allá de los vientos: árboles marchitos como en otoño, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados; Fieras ondas de la mar, que espuman sus mismas abominaciones; estrellas erráticas, a las cuales es reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas.

Esto habla de una sola cosa: Existe gente que son mancha en nuestro trabajo de amor. Asisten a la iglesia a la cual tú vas, comen la Palabra y sin embargo creen en cualquier cosa que escuchan
Son gente sin el espíritu, son árboles que no dan amor, gozo, paz. Están dos veces muertos es decir muertos natural y espiritualmente.
Se les llama olas (el criado de Elías vio una nube que venía del mar) y son una vergüenza viviente. También se les llama estrellas sin rumbo, lo que significa que han estado en el ministerio. Son lobos con piel de oveja. Jesús es el agua viviente y si estas nubes no tienen agua, estas personas no tienen a Jesús en ellos. En Ap. 1:7: He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra se lamentarán sobre él. Así sea. Amén. Dice que todo ojo le verá pero no dice que todo mundo le conocerá. Debemos entonces reconocer que si los que le traspasaron le verían eso ocurrió antes de que murieran los traspasadores.

Juan 19:31-37:
Entonces los Judíos, por cuanto era la víspera de la Pascua, para que los cuerpos no quedasen en la cruz en el sábado, pues era el gran día del sábado, rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados. Y vinieron los soldados, y quebraron las piernas al primero, y asimismo al otro que
había sido crucificado con él. Mas cuando vinieron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas: Empero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y luego salió sangre y agua. Y el que lo vio, da testimonio, y su testimonio es verdadero: y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis.
Porque estas cosas fueron hechas para que se cumpliese la Escritura: Hueso no
quebrantaréis de él. Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron. Este particular versículo se cumplió el día de Pentecostés, también se cumplió cuando estando él en la cruz volvieron para romperle las piernas.

Nahum 1:3: Jehová es tardo para la ira, y grande en poder, y no tendrá al culpado por inocente. Jehová marcha entre la tempestad y turbión, y las nubes son el polvo de sus pies.
¿El polvo de sus pies? Ec. 3:20, Todo va a un lugar: todo es hecho del polvo, y todo se tornará en el mismo polvo. Gen 3:19, En el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra; porque de ella fuiste tomado: pues polvo eres, y al polvo serás tornado.
Salmo 103:14, Porque él conoce nuestra condición; Acuérdase que somos polvo. Por lo tanto nosotros somos las nubes. Decía un predicador que nosotros no somos nubes sino terrones. ¡Somos ambos! Las nubes de que escribimos no son nubes de lluvia flotando en
el firmamento. Es más según los físicos, cada gota de lluvia tiene en el centro una partícula de polvo. Estas nubes son las que pasan sobre la tierra, son las nubes de las cuales habla Génesis 9:14, y son las que tendrán un arco, y pasarán sobre la tierra proclamando el evangelio de Dios. Dios te creó espíritu, Gen capítulo 1 y luego te formó Gen. Capítulo 2 y luego E´l se puso dentro de ti: Gen. 2:7. Quiero dejarte este punto aquí: El Espíritu es la vida del ministerio y la carne es el ministerio.

Jesús es la luz del mundo Juan 8:12, Juan 1:5 en Él no hay ninguna oscuridad y la tinieblas no la comprendieron Ap. 21:23: La ciudad no necesita ni sol ni luna que la alumbren, porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera. Después de todos estos versos deberían reconocer que Jesús es Dios y que Él es la luz En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres, verso 4. Y eso no es todo, Mat. 5:14: Vosotros sois la luz del mundo. Esta luz es el arco del cual habla Génesis capítulo 9.

En Job 36:29-30 dice: ¿Quién podrá tampoco comprender la extensión de las nubes, Y el sonido estrepitoso de su pabellón? He aquí que sobre él extiende su luz, Y cobija con ella las raíces de la mar. Verso 31 Bien que por esos medios castiga a los pueblos, ¿cuáles medios? ¿Podemos tener una mente tan carnal que nos permita pensar que por una nube va a castigar a los pueblos? ¿No sabemos que los santos han de juzgar al mundo? 1ª Cor. 6:2? En el capítulo de Job que mencionamos, en el verso 32: Con las nubes encubre la luz, Y mándale no brillar, interponiendo aquéllas. Jesús es la luz y nosotros las nubes en las que el viene.
En Job 37:15 ¿Supiste tú cuándo Dios las ponía en concierto, Y hacía levantar la luz de su nube? V 21: He aquí aún: no se puede mirar la luz esplendente en los cielos, Luego que pasa el viento y los limpia. Juan 1:10: En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por él; y el mundo no le conoció. Sin la revelación de Dios los hombres no aceptarán la verdad de que Jesús está en nosotros. 2ª Tes 1:10: Cuando viniere para ser glorificado en sus santos, y a hacerse admirable en aquel día (¿en cuál día?) en todos los que creyeron: (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros.) Él es glorificado en sus santos, no allá en el cielo; aquí en la tierra en el aire dentro de su cuerpo. Col. 1:27: A los cuales quiso Dios hacer notorias las riquezas de la gloria de este misterio entre los Gentiles; que es Cristo en vosotros la esperanza de gloria. Ga 1.16: Revelar a su Hijo EN mí, para que le predicase entre los Gentiles, luego no conferí con carne y sangre. Aparte de Juan el Bautista, Pablo era un de los a más grandes predicadores de su época. Fue visitado por el Señor y Dios se le manifestó. Pablo no era mentiroso ni un falso profeta. Pablo dijo que Dios lo había llamado para revelar a Jesús EN él. No era Jesús sentado en un trono a la diestra del padre sino Jesús EN él con todo su poder y su gloria. . En el verso 9 del mismo libro y capítulo Pablo dice que seríamos anatema si se predicase otro evangelio, versos 8-9 Hoy existen muchos predicadores que lo son porque no predican a Jesús en ellos sino que está arriba en el cielo y que tiene que volver para llevárselos

2ª Cor.13:5: Examináos a vosotros mismos si estáis en fe; probáos a vosotros mismos. ¿No os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros? si ya no sois reprobados. La palabra reprobado significa: que hay un juicio de Dios sobre el pecador que lo excluye de la felicidad eterna. ¿Acaso serán estos reprobados de quienes hablábamos antes llamándolos nubes sin agua u olas rugientes del mar? Piénsenlo. Si Jesús está en ustedes entonces deben ser las nubes que lo esconden. Ustedes son el polvo de la tierra y son las nubes de los cielos. Su carne es aquella en que Jesús vive. Somos el polvo, las nubes que cubren la luz la cual juzga a la gente. ¿Necesitan más versículos? Heb12:1: Por tanto nosotros también, teniendo en derredor nuestro una tan grande nube de testigos, ¿testigos de qué? ¿No debemos ser testigos de Él? Hech. 2:32: A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. Allí está su respuesta. Cristo en ti, vivo, gobernando, reinando y no como un Dios muerto. ¿El testigo? ¿Dónde está Jesús? ¡En Ti! ¿Qué eres tú?
La nube de testigos, la nube que cubre la luz. ¿Qué es la nube? El polvo de sus pies. ¿De qué fue creado Adán? ¿Qué hizo vivir a Adán? El Espíritu de Dios. Dios en el polvo, Dios en la nube trayendo vida a tantos como le conocen. Mira en derredor tuyo amigo mío, Jesús aparece por doquier en una nube.

Pablo no era un falso profeta. Pablo dijo que él había sido llamado por su gracia para revelar a su hijo en él. Pablo no dijo que era el espíritu de Jesús ni el espíritu del Padre en él sino que él dijo que Él reveló (dio a conocer ) a su hijo "en" mí, no en el cielo, no en el trono sino "en" él. Pablo era solamente un vaso de carne y hueso utilizado para hospedar al Dios eterno, a Jesús. Ahora Pablo ciertamente sabía a quién tenía dentro. Pero Pablo no conocía a Jesús por enseñanza o por predicación sino que lo conocía por revelación, Ga1.1: 12: Pues ni yo lo recibí, ni lo aprendí de hombre, sino por revelación de Jesucristo.

La Biblia nos enseña que el hombre animal no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque le son locura: y no las puede entender, porque se han de examinar espiritualmente: (1ª Cor. 2:14) , 2ª Cor. 13:3: Pues buscáis una prueba de Cristo que habla en mí, el cual no es flaco para con vosotros, antes es poderoso en vosotros. Este mismo Jesús el Cristo es el que muchos han creído que se sienta a la diestra del Padre. Pablo tenía que tener a Cristo en él para que Él pudiera hablar en él.

Si el mundo no puede ver el espíritu de verdad entonces ¿cómo podrán verlo viniendo en las nubes? Gál. 2:20: Con Cristo estoy juntamente crucificado, y vivo, no ya yo, mas vive Cristo en mí: y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó, y se entregó a sí mismo por mí.

Romanos 8:9: Mas vosotros no estáis en la carne, sino en el espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, el tal no es de él. Pablo claramente nos dice que es el espíritu de Cristo (somos el Cristo, él es nuestro espíritu Ap. 11:11) y el espíritu de Dios. ¿Dos espíritus? No fue Pablo quien hizo la sobras sino Jesús en él. Ro. 8: 11: Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó a Cristo Jesús de los muertos, vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros, Ro. 10:36: nos dice que Porque de él, y por él, y en él, son todas las cosas. A él sea gloria por siglos. Amén.

Nuestros cuerpos son templo del espíritu santo (1 Cor. 6:19) Hemos visto que Jesús mismo es el espíritu de verdad y él es el consolador así como el Espíritu Santo. Si Jesús es todo esto y nuestro cuerpo es su templo, entonces somos un templo, el templo de Jesús. El vive en nosotros . Somos la morada de Dios. Somos los tabernáculos de Dios. Somos la casa de Cristo (Heb. 3:6). Somos todo el edificio compaginado de Efesios 2:21-22.

Finalmente y no menos importante: 1ª Juan 2:22: ¿Quién es mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este tal es anticristo, que niega al Padre y al Hijo. Bastante claro está esto. Jesús es el Cristo. No hay necesidad de más. Su palabra esta firme. Si tú no crees que él es el Cristo tú eres el anticristo. Si verdaderamente crees que el es el Cristo has nacido de Dios.

Que dios te bendiga mientras buscar comprender la verdad. ¡Jesús está en ti! ¡Dios está en ti! ¡ El Espíritu Santo está en ti! ¡La palabra está en ti! 1 Juan 5:7: Porque tres son los que dan testimonio en el cielo, el Padre, el Verbo, y el Espíritu Santo: y estos tres son uno. Te recomendamos leer al Cristo en ti antes de leer este mensaje.  

Por losvencedores.over-blog.com
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Volver a la página principal

Présentation

Créer un Blog

Recherche

Calendrier

July 2014
M T W T F S S
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
<< < > >>
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso